Connect with us

EMPRESAS

El cambio «a tiempo» de BigBox: dieron vuelta su negocio y hoy ayudan a empresas

El fundador de la empresa que debió reconvertir su negocio debido a la pandemia augura que el mundo offline volverá con más sentido que nunca.

Published

on

Un día de spa, saltar en paracaídas, un vuelo de bautismo, una noche en un hotel de lujo, o entradas para una obra de teatro. Todas estas opciones de obsequios que ofrecía la empresa de regalos de experiencias Bigbox se dieron de baja el 20 de marzo cuando la cuarentena empezó a regir en el país. ¿Qué hacer entonces cuando tu negocio se restringe de la noche a la mañana? Como en todo buen emprendimiento argentino la respuesta fue seguir remando. 

Gastón Parisier, CEO y fundador de la empresa, comenzó 2020 festejando los 10 años de la firma con un viaje junto a su gerencia a Israel para inspirarse con el modelo emprendedor que se respira en la startup nation. Ya desde allí anticipó la realidad que llegaría a estas latitudes y decidió prepararse para lo peor. 

Como resultado, aunque es cierto que el negocio se vio afectado, la empresa siguió a flote. Sus experiencias se reconvirtieron, apuntalaron la pata de negocios con clientes corporativos y hasta continúan los planes de expansión por la región (hoy están en cinco países): «La conectividad te permite emprender en cualquier parte del mundo y eso es lo que tenemos que aprovechar». 

¿Cómo los encontró la pandemia? 

Tuvimos, no sé si la palabra es suerte, pero definitivamente nuestra realidad fue un poco distinta a la de muchas empresas radicadas en la Argentina. Tuvimos diálogo con muchas empresas similares en Europa y en el mundo, nos venían anticipando las famosas cuarentenas y cierres. Entonces nos preparamos para lo peor, deseando lo mejor. Ya veníamos haciendo desde esa fecha trabajo remoto, todos en nuestras casas. Tampoco renovamos nuestros alquileres en los 16 shoppings donde estábamos. Los contratos vencían a fines de marzo y no lo renovamos porque sabíamos que no iban a ser 14 días. Y a principio de año ya habíamos suspendido nuevas contrataciones. Lo más importante de todo fue que 15 días antes ya estábamos trabajando en contenido para disfrutar en casa, que hoy representa casi el 90 % de todo lo que vendemos. Tomamos buenas decisiones a tiempo. Si bien nuestro plan 2020 era súper expansivo en contratación de personas, en crecimiento, en aperturas…todo eso lo dejamos rápidamente en stand by y así seguimos. 

¿Qué planes tuvieron que pausar? 

Tenemos un modelo de crecimiento omnicanal, en donde nuestro crecimiento digital en parte se da por nuestro crecimiento de retail en puntos de venta. Teníamos un plan muy agresivo de aperturas en México y Chile. Hoy la pregunta es si se postergó o se suspendió para siempre, porque todo lo que sucedió estos meses fue una aceleración de la digitalización enorme, con lo cual no sabemos si en seis a 12 meses será viable invertir en puntos de venta físicos. Creo que vamos a seguir enfocados en tecnología y venta digital. Estas cosas postergan proyectos pero aceleran otros. La moneda siempre tiene dos caras. 

¿Cuáles se aceleraron? 

Todos los proyectos digitales. Ahora estamos contratando gente para nuestro equipo de tecnología. Hay más gente que antes, estamos desarrollando tecnología para nosotros, para nuestros comercios y también para nuestros clientes. La demanda de desarrollo de tecnología por parte de todo nuestro ecosistema clientes, proveedores y usuarios de Bigbox creció enormemente. 

Es difícil categorizarlos, ¿se consideran una empresa de tecnología? 

Sí, eso está en el corazón de nuestra visión. La tecnología es el medio que usamos para las conexiones reales. Para vivir las experiencias. Hoy el 85 % de nuestras ventas son digitales, la utilización de los Bigbox es digital, todas las invitaciones y el proceso de reserva más todo el proceso de validación de regalos una vez que lo reciben los comercios pasa por ahí. Por supuesto cuando lo llevás a lo terrenal nuestra visión es que se regalen muchas más experiencias porque ese es el tiempo que compartís con la gente que querés y eso es súper offline, pero todos los circuitos para que eso suceda son digitales. 

Ahora que la experiencia es tan valorada, ¿siente que juegan con ventaja? 

Como te digo la moneda tiene proyectos que se suspenden y que nacen. Hoy más que nunca nuestros clientes y no clientes tienen un enorme problema de generación de cultura dentro de sus propias organizaciones. Compañías que invertían muchísimo dinero en equipar oficinas o en poner beneficios para sus empleados en las oficinas hoy se encuentran con que no está yendo. Entonces el equipo de Recursos Humanos pasa a tener un desafío que antes no tenía: cómo mantener la  fidelidad y la motivación de todo este equipo humano que antes lograba en gran parte con la utilización de las oficinas. Y ahí nosotros estamos armando soluciones ad hoc para poder generar fidelidad y cultura en las organizaciones que hoy están trabajando remoto. Hoy nos convertimos en una especie de partner de negocio principalmente asociado a las áreas de Recursos Humanos, y eso representa casi el 30 % del negocio. 

¿Cómo se reconvirtieron las experiencias para ser disfrutadas en casa? 

A medida que fueron abriendo algunos deportes se empezó a activar la venta de todo lo que es aventura y lo mismo con las terrazas. Pero durante los meses más complicados hicimos todo lo posible para que la gastronomía llegue a las casas. No solo en formato delivery, sino en formato experiencia gastronómica, ayudando a nuestros aliados de experiencias a generar paquetes donde el usuario también cocina o termina emplatando la experiencia con instrucciones para hacerlo o hasta la música de fondo. Entonces pasa a ser un programa. Mismo lo que es coctelería y bares. También ofrecimos muchos cursos: de programación, idiomas, arte, toda una categoría. Y lo mismo con gimnasia. 

¿Eso alcanzó a compensar las experiencias que dejaron de venderse? 

No. Tuvimos una caída nominal de casi el 60%. Pero pensá que de la noche a la mañana la caída había sido del 100. Con 16 puntos de venta cerrados, donde para nosotros el shopping era el 33 % de la venta, más todo el inventario que no se podía utilizar. Nuestra sección de escapadas y viajes es muy fuerte y eso está totalmente paralizado. Para nosotros fue un enorme logro llegar a estar como estamos ahora, un 20 % por debajo de la venta del mismo mes del año pasado. Pudimos pasar la tormenta. No significa que esto terminó, pero por lo menos como equipo estamos más fuertes y sabemos que ante situaciones muy complejas sacamos fuerzas para salir adelante.   

DESPUÉS DE LA LLUVIA 

Pensando en la nueva normalidad, ¿cree que va a cambiar el concepto de experiencia? 

Creo que siempre que llovió, paró… La conclusión más importante de todo esto va a ser la importancia de la conexión real, offline, entre personas. Me parece genial todo lo que se puede hacer digital, todas las nuevas herramientas para estar híper conectados, pero lo que uno extraña son los abrazos, las reuniones, juntadas, celebraciones, cumpleaños, casamientos…Y creo que eso va a volver con más fuerza y, principalmente, con más propósito y más sentido. Soy muy optimista con lo que nosotros hacemos en el largo plazo. Por supuesto que en el medio hay un corto-mediano plazo que genera un poco de incertidumbre donde ahí sí puede haber una nueva normalidad donde las experiencias cambien. Pero prefiero mirar a largo plazo, y ahí no tengo ninguna duda de que lo que se van a potenciar son las conexiones entre personas. 

¿Van a seguir con la expansión por más países? 

Sí. Ese es otro gran aprendizaje de todos estos meses, que es bastante más fácil de lo que creíamos expandir la compañía. Nos llevaba mucho tiempo, mucho trabajo comercial, muchos viajes sobre todo. Eso sí va a cambiar para siempre. Internacionalizarse va a ser muchísimo más fácil. Estamos mirando hoy Colombia y Brasil como posibilidad. 

¿Cuál es el principal desafío de ser emprendedor hoy en Argentina? 

La Argentina es un país sin moneda. Ese es el mayor problema que tiene el país y no sé hace cuánto tiempo. Uno de los grandes logros del gobierno anterior fue la ley de Economía del Conocimiento, con adhesión unánime. Sin embargo esa misma ley hoy no tiene sentido. ¿Qué sentido tiene hacer exportación de servicios para recibir dólares a 80 menos los impuestos a la exportación de servicio cuando el dólar Bolsa, MEP y contado con liqui están 170? Se creó todo un marco legal para fomentar a los emprendedores que dada esta situación ya ni tiene sentido lo que dice. Es muy difícil. 

Está involucrado en muchos círculos de emprendedores, como Endeavor. ¿Cómo nota a sus pares? ¿Siguen optimistas o cada vez menos? 

Yo soy muy optimista y mis pares también. Pero si hay un momento para darse cuenta que el talento argentino lo que tiene que hacer es expandirse regional y globalmente hoy quedó clarísimo. Y lo que quedó clarísimo es que se puede, que las herramientas existen y que va por ahí. Nosotros tenemos 90 personas en la Argentina y hoy operamos cuatro países fuera del país. Cada minuto que le dedicamos a un proyecto en México tiene más sentido que cada minuto que le dedicamos a un proyecto en la Argentina. Pero no pasa ni por falta de voluntad, ni por ser pesimista, pasa por tener un país que no tiene moneda. Si no tenés moneda no podés proyectar inversiones, no podés conseguir financiamiento, no podés atraer talento. Es una cuenta pendiente que si se resuelve, junto con un esquema impositivo que promueva la inversión, la Argentina tiene talento del mejor del mundo. 

¿A futuro qué planes tienen? 

Nuestro gran proyecto para este año eran las listas de casamientos. No hubo casamientos. Pero creemos que este año va a haber el doble. También vamos a potenciar el vertical de viajes. Queremos seguir siendo pioneros en todo el universo de hacer regalos.

Fuente: CRONISTA.com Por Eugenia Iglasias | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

EMPRESAS

Emprendedores internos. Cuando la solución está en casa.

Cada vez más compañías apelan a sus propios empleados para desarrollar productos y servicios innovadores.

Published

on

Por Yaninna Mazzia

En la búsqueda de dinamismo y velocidad para responder de modo innovador a un entorno cambiante sin perder competencia, las empresas fomentan el emprendedurismo interno o intrapreneurship lo que a su vez les permite retener personal y afianzar el sentido de pertenencia de sus empleados.

En la actualidad, los ciclos de éxito de las compañías son cortos. El escenario presente se caracteriza por las turbulencias y los desafíos diarios. Sostenerse en la cima demanda, de forma constante, buenas ideas para responder a las oportunidades nacidas de esos cambios. Sin olvidar que la imagen de la organización depende de lanzar productos y servicios regularmente. Por eso ya no basta con un departamento de Innovación y diseñar nuevos productos pasó a ser una responsabilidad de todos.

En el entorno actual, gana la empresa más rápida y flexible. No importa su tamaño. Ante esto, las firmas adoptaron mecanismos y herramientas propias del mundo emprendedor. Inclusive, fomentaron la actividad emprendedora entre sus trabajadores.

“Esa tendencia ya estaba en las compañías. Pero se potenció por mil en los últimos cinco años debido a la transformación digital y la pandemia. Hoy los desafíos del negocio son otros. De alguna manera es preciso reinventarse”, afirmó Matías Ponce, director de Transformación de Estudio Locht.

Así, las organizaciones recurrieron al intraemprendedurismo, en una tendencia que cruza desde una planta de rulemanes hasta una compañía de servicios. “Podemos encontrar organizaciones que lo llevan adelante promoviendo la iniciativa de sus empleados, dan lugar a la creatividad y toman al error como una oportunidad. Otras lo hacen de modo más restrictiva”, comentó Hugo Kantis, director del Programa de Desarrollo Emprendendor (Prodem) de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS).

Larga historia

El intrapreneurship no es un tema nuevo. En 1895, el investigador norteamericano Gifford Pinchot acuñó el término. Con él asignó a aquellas personas capaces de desarrollar un comportamiento emprendedor bajo el respaldo de la compañía. Su objetivo es descubrir, evaluar o explotar nuevas alternativas de negocio para la empresa.

Sin embargo, esa iniciativa cobró más fuerza a medida que el entrepreneurship adquirió protagonismo. Con la revolución digital, las firmas se dieron cuenta que es un vehículo para acelerar procesos innovadores y que les permite responder con rapidez a las necesidades del mercado.

De acuerdo al concepto tradicional, el emprendedor es quien ve una posibilidad en un sector. Para satisfacerla busca los recursos necesarios para poner en marcha su propia compañía. El punto de partida del emprendedurismo interno es más sencillo. “Esta filosofía la pusimos en práctica hace más de diez años. No fue planificado. A mí siempre me gusto emprender. En un principio, era quien traía las ideas para renovarnos. Después me di cuenta cuán importante era generarlas dentro de la organización, y que no siempre fuera yo quien las traía. Todo dio sus frutos en los últimos tiempos. Así ahora soy el que menos las aporta”, recalcó Ariel Davalli, presidente de la cadena de heladerías Chungo.

Según un estudio del Foro Económico Mundial y Global Entrepreneurship Monitor ( GEM) esa modalidad laboral crea más empleo que un emprendedor abriendo su propio negocio. “Existe además una clara correlación entre el índice de intraemprendimiento y la competitividad económica: por cada aumento del 2,5% de la tasa de este tipo de desarrollos se incrementa en un punto el potencial económico de un país”, agrega la investigación.

El intraemprendedor trabaja dentro de una compañía, cumple un horario, pero tiene un perfil más innovador. Cuenta con disposición para llevar adelante proyectos en el entorno corporativo, aunque no son individualistas. Más bien, poseen grandes habilidades a la hora de trabajar en equipo y de aprender de sus errores.

Generar ambiente

Instaurar el ambiente laboral adecuado es clave para que se desarrollen los emprendedores internos. Para ello es necesaria una atmósfera de diálogo donde se expongan propuestas. Sentir que cualquier aporte es importante para la misión de la compañía. Y otorgar cierto grado de autonomía.

Las organizaciones horizontales, flexibles, con un mínimo de niveles de dirección y con la cultura del “dejar hacer” son más proclives al desarrollo de intrapreneuship.

“Nuestra política es de puertas abiertas y comunicación en todos los niveles. No nos representan mucho las jerarquías. Más bien, la colaboración en todos los estratos”, indicó Cecilia Sanjurjo, gerente de Talento del Grupo Hasar.

En ese sentido, conformaron un programa de brigadistas para relevar las necesidades de mejoras de la corporación. Es una cultura siempre presente en esta empresa. No obstante, el directorio siempre tiene la última palabra. Brinda además tiempo e inversión.

“Las pymes suelen presentar problemas de delegación. Para que avance el intraemprendurismo en ella, se debe dotar de autonomía a los colaboradores. Incluso, revisar en qué medida las generaciones nuevas pueden innovar”, señaló Kantis.

De acuerdo a los analistas, fomentar la innovación es uno de los primeros beneficios del entrepreneurship. Esto sucede porque la creatividad del individuo se pone al servicio de la compañía.

“Sin duda, se mantiene así aggiornada la organización sobre todo en caso como el nuestro: una compañía familiar próxima a cumplir 50 años. Mucho de nuestro personal está con nosotros hace más de tres décadas. Generar emprendedores entre ellos nos da la posibilidad de tener juventud activa no importa su edad”, recalcó Davalli de Chugo.

De esa manera el trabajador se siente más participe de la organización. También, escuchar y llevar a la práctica sus ideas es una forma de retener talentos.

Nuevos negocios

En el caso de Naranja X, el emprendimiento interno fue la clave para convertirse en una compañía de triple impacto. “Está bueno convocar a toda la empresa ante una pregunta o problemática. Esto permite identificar las personas más motivadas e interesadas en traccionar la iniciativa”, marcó Pablo Bocco, líder de Innovación Social y Sustentabilidad de esa institución financiera.

Todo eso se refleja luego en el crecimiento empresarial. “De esta iniciativa nacieron tres negocios exitosos. El primero fue hace 15 años al abrir nuestra filial en México. En ese momento, dos colaboradores fueron a emprender. Hoy son socios del grupo”, marcó Sanjurjo de Hasar.

La identificación de liderazgo es otro factor interesante del intraemprendurismo. “Los líderes no son hoy los que generan buenas respuestas sino quienes hacen buenas preguntas y desafíos, y conectan a las personas con esos retos”, recordó Ponce del Estudio Loch.

Un estudio de Gallup advierte que los empleados desmotivados le cuestan a las compañías norteamericanas más de U$S450.000 millones por año. Sólo el 30% de los trabajadores de ese país están comprometidos con sus organizaciones. El emprendimiento interno es una forma de estimularlos a seguir su pasión sin dejar la compañía. Al mismo tiempo fortalece su compromiso.

“Con este tipo de iniciativa, que permite agregar valor, las personas valoran y se conectan con el negocio. También que se sienta protagonista. Incluso, logran un entendimiento más amplio del negocio”, finalizó Bocco de Naranja X.

Fuente: LaNación | Por Yanina Mazzia | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

EMPRESAS

Seis consejos para iniciar un emprendimiento propio y verlo crecer.

Astrid Mirkin, gerente general de Rappi Argentina y Uruguay, una de las firmas unicornio que más crecen en Latinoamérica, comparte algunos tips para ser un emprendedor todo terreno.

Published

on

Por sus características particulares, Argentina es, desde hace ya varios años, tierra fértil para el nacimiento de emprendimientos y proyectos autogestionados. En ese sentido, vale la pena tomarse un momento para reflexionar sobre el impacto que el ecosistema emprendedor tiene actualmente en América Latina y en nuestro país y tener presente algunos consejos para aquellos que quieren iniciarse en este camino. 

Como marco contextual, es relevante entender que Latinoamérica está viviendo un gran momento: es la región del mundo donde más startups han surgido en el último año y, a la vez, se ha convertido en el territorio más atractivo para las inversiones en capital emprendedor. Este crecimiento a pasos agigantados es muy importante para el ecosistema y más aún para la creación de empleo de calidad y la recuperación económica de la región.

En Argentina, la pandemia provocó el surgimiento de una gran variedad de PyMEs y emprendimientos potenciados por la digitalización y la adquisición de nuevas herramientas tecnológicas impulsadas por la coyuntura. Aún así, tomar la decisión de emprender en el contexto actual no es tarea fácil, pero es importante saber que tampoco es imposible.

Uno a uno, los 6 consejos desde una firma Unicornio que nació como Startup

Basada en la experiencia de la empresa en la que me desempeño, una compañía latinoamericana que dio sus primeros pasos como un emprendimiento, aquí comparto seis consejos para quienes quieren adentrarse en este mundo.

1) El puntapié inicial: la misión

Emprender con misión es la clave. Este camino presenta gratos momentos y a la vez dificultades, por lo tanto, tener definido el propósito de una compañía es fundamental para construir el camino y comenzar a transitarlo. 

2) Un problema, una solución 

Detectar una necesidad, analizar el mercado e identificar competidores es esencial. Basta preguntarse: “¿Cuál es esa característica diferencial que hace a mi proyecto distinto de otros? ¿De qué forma puede beneficiar o ayudar a mi público?”. Conocer la propuesta de valor y garantizar que sea única marca el norte de un emprendimiento. 

Además, el mundo en el que vivimos está en constante movimiento y, en ese sentido, es indispensable que la propuesta sea dinámica y adaptable. Hay que perfeccionar el agregado de valor de forma constante, en línea con los aprendizajes del negocio que la experiencia permite adquirir. 

3) Armar un buen equipo 

Jim Collins, un reconocido consultor de negocios, planteó en una entrevista que “lo que convierte a una compañía o a un líder en los mejores es la capacidad de elegir a las personas correctas y colocarlas en el puesto indicado”. El equipo de trabajo detrás de un emprendimiento es decisivo. Vincularse con gente con visión, disruptiva, desafiante, que complemente y que sepa decir que no, permite que los proyectos crezcan y que surjan ideas superadoras. 

4) El foco es el cliente

Una vez que se reconoce al público objetivo y sus deseos, el siguiente paso es repensar cómo es posible vincularse con él y cuáles son las vías de contacto a utilizar para estar cerca de ellos. No hay mejor embajador que un consumidor feliz.

5) Unidos somos más fuertes

Es más fácil llegar a la meta cuando el trayecto se hace en compañía. Ser emprendedor no significa hacer todo en soledad. Conectar con otros emprendedores que ofrecen servicios complementarios, que pueden ayudar a fortalecer la propuesta de valor y/o simplifiquen procesos, es fundamental para generar trabajo en red. Otra clave: participar en actividades de mentoreo.

6) Actitud emprendedora

Recordar permanentemente lo que el negocio fue en sus inicios. Por más que el emprendimiento crezca y los resultados comiencen a ser más visibles, no hay que perder de vista qué nuevos desafíos se pueden tomar y qué aspectos se pueden mejorar para seguir construyendo.   

Fuente: PERFIL.com | Por Astrid Mirkin | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

EMPRESAS

Las ventajas de trabajar en una startup.

Cada vez son más las personas que apuestas por las startups y quienes deciden trabajar en una de ellas adquieren múltiples habilidades. No es un simple puesto de trabajo.

Published

on

Entrar a trabajar a una corporación para muchos es sinónimo de estabilidad y proyección, dos valores muy apreciados por la mayoría de profesionales. Sin embargo, no siempre es el caso y existen personas que prefieren apostar por caminos menos transitados o con menos historia, pero con posibilidades de ser protagonistas en la construcción de su historia, con posibilidades de hacer la diferencia en entornos de innovación.

Las startups son pequeñas empresas de base tecnológica con alto potencial de crecimiento. Formar parte de este tipo de proyectos puede suponer una gran oportunidad de empoderamiento. En ellos, es posible adquirir habilidades de gestión, liderazgo, resiliencia y adaptación al cambio con el plus de generar un verdadero impacto en el negocio.

La cultura de una empresa y las enseñanzas a todo nivel

Martín Vago recientemente asumió como CTO en flexibility, la startup tecnológica que permite a las empresas conectarse con el ecosistema financiero, pero antes se desempeñó como IT Manager en Mercado Libre, construyendo equipos de  desarrollo para las soluciones de Machine Learning en Prevención de fraude.

“Conocía flexibility porque había trabajado con ellos en el desarrollo de la billetera digital cuando estaba en Nubi. En ese momento, me fascinó la cultura de la compañía y el equipo. Yo creo que ahí se generó la semilla para que finalmente aceptara la propuesta de flex”, reflexiona Vago. En cuanto a los motivos del cambio, el profesional pone el foco en el impacto “MercadoLibre fue muy importante para mi desarrollo, pero también es una compañía enorme donde no siempre ves materializada directamente tu contribución o la del equipo”, considera el nuevo CTO de flexibility.

El hecho de que los lineamientos no bajen desde una casa matriz al otro lado del mundo propone un escenario de mayor autonomía y desarrollo, donde es preciso apropiarse de los objetivos del negocio para tomar decisiones que marcan la diferencia en el rumbo de una organización.  Además, la velocidad de los cambios ayuda a tener una retroalimentación instantánea que, a su vez, contribuye a corregir errores y acelerar la curva de aprendizaje. Las estructuras más pequeñas favorecen el derrame de esas enseñanzas en todos los niveles, lo que redunda en un desarrollo profesional acelerado.

“Las empresas más grandes con mucha trayectoria se mueven a una velocidad increíble, pero no siempre se percibe el impacto de tu trabajo. En flex nos movemos rápido también y cada uno de los forman parte del equipo tienen un impacto directo sobre los resultados. En una startup hay mucho para construir, destruir y volver a construir. La mejora continua de nuestros productos y procesos es moneda corriente”, agrega Vago.

La innovación: parte del ADN

Otra de las diferencias viene asociada a la interdisciplina y la posibilidad de ejercer roles más híbridos. En una corporación, uno entra a un cargo con un margen de acción limitado a un repertorio de tareas previamente estipuladas. En una startup, la estructura suele ser más horizontal y con frecuencia hay que resolver problemas para los que no hay un rol específico.

Al tener pocos “grados de separación entre los equipos”, dice Vago, el nuevo CTO de flexibility, las personas de diferentes especialidades se ayudan y cooperan, generando soluciones más sólidas y, al mismo tiempo, aprendiendo sobre áreas por fuera de su campo de expertise. Esto les ofrece un panorama más completo sobre el negocio en el que están inmersos.

El mundo del trabajo en la industria tecnológica es distinto per se: la innovación es parte de su ADN. Sin embargo, la cultura de una corporación y la influencia que uno tiene en ella no son las mismas que en una empresa más pequeña. El aporte de cada uno tiene un peso específico y, en la medida en que los objetivos suelen ser más compartidos, valores como la responsabilidad, la transparencia y la creatividad se vuelven claves.

Fuente: Mdzol.com | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading
Advertisement

NEGOCIOS & EMPRESAS

MARKETING

EMPRENDIMIENTOS

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

TENDENCIAS