Connect with us

AMERICA

Crehana.com – La plataforma de educación en línea creada desde Perú para Latam.

Dos emprendedores latinos que impulsan a otros a emprender. Diego Olcese junto a Rodolfo Dañino fundaron Crehana para promover el crecimiento personal y profesional mediante cursos online.

Published

on

Diego Olcese, es un exitoso emprendedor peruano de 30 años. A los inicios de su época de estudiante universitario, tenía inclinación por la música y el diseño industrial, sin embargo, terminó cursando la carrera de Ingeniería Empresarial por recomendación de su padre. Indudablemente, esa combinación de tecnología y administración le sirvió para llegar a donde está ahora. Su objetivo era claro, erradicar uno de los problemas más grandes en Latinoamérica: la educación.

¿Cómo surgió la idea de fundar Crehana?

En el 2013, con la inquietud propia de un joven recién graduado, este emprendedor latino viajo a Silicon Valley y visitó importantes corporaciones como el gigante tecnológico Google y la empresa de educación en línea Courseraen Estados Unidos.

A partir de ese viaje, Diego quedó encantado con la forma en que la tecnología había cambiado el modo de trabajar. Irremediablemente se había enamorado de la cultura startup y estaba convencido de que equipos pequeños podían generar grandes cambios.

Así mismo, le había llamado la atención el potencial que tienen las herramientas digitales y el mundo del Internet para facilitar el acceso a la educación. De hecho, esto se convirtió casi inmediatamente en una idea que pronto implementaría para toda Latinoamérica.

Luego de este viaje nació su deseo disruptivo por renunciar a su trabajo para fundar un nuevo proyecto Flikn.com. Antes de arrancar el proyecto, decidió aliarse con un buen amigo del colegio y fue así como integró a Rodolfo Dañino, mejor conocido como “Fico”, para que juntos hicieran realidad un sueño.

De esta manera, comenzó a gestarse el concepto de poner a disposición un espacio virtual donde los usuarios encontraran contenido práctico que les sirviera para aplicar en sus trabajos. Fue así como surgió el modelo de crear cursos cortos que permitieran adquirir habilidades técnicas para desarrollar proyectos particulares.

Flikn: de un sueño a la realidad

Flikn comenzó en el 2013 impartiendo cursos correspondientes a 4 categorías: Música, Negocios, Comida, y Fotografía. Por desgracia para Diego, su categoría favorita (música) no respondía de la mejor manera pero por otro lado, descubrió que los cursos como “Photoshop desde cero” se convertían en el área de oportunidad más grande para Flikn y fue así como empezaron a trazar un rumbo hacia la industria creativa.

Diego y Fico participaron en varios congresos y exposiciones para presentar su producto que enamoró a varios visitantes. Los premios llegaron por sí solos y fue así como los dos jóvenes emprendedores se dieron cuenta que iban por buen camino.

Crehana, la comunidad virtual de cursos en línea para emprendedores

Finalmente, en el 2015 fue lanzada Crehana. Enfocándose en las necesidades de los latinos, Diego y su equipo de trabajo tomaron como eje la industria creativa, en donde notaron que existía una demanda no cubierta de productos de formación continua. Se abrió así una gama de oportunidades para que las personas pudieran aprender nuevas herramientas digitales a precios accesibles.

Uno de los propósitos de Crehana, es brindar capacitación para facilitar la inserción en el mundo laboral de manera rápida. Esto es muy conveniente en estos tiempos donde el desarrollo profesional se vuelve cada vez más competitivo y la inmediatez está a la orden del día. Es por eso que se han mantenido redefiniendo la educación en Latinoamérica, al incorporar líneas de enseñanza a medida de las cambiantes exigencias del mercado.

Hoy en día Crehana cuenta con un abanico de más de 500 cursos distribuidos en 13 categorías: marketing digital, negocios, ilustración y dibujo, video, diseño, fotografía, web, animación y 3D, arquitectura digital, manualidades, música, lifestyle y escritura.

Estas versátiles ofertas han caído como anillo al dedo en plena época de crisis sanitaria.  Crehana se ha convertido en un espacio virtual donde 3 millones de estudiantes han adquirido habilidades que les ha permitido crear, innovar y emprender en un momento donde para muchos parece imposible.

Inclusive, esta empresa de educación online ha contribuido con la comunidad latina en estos tiempos difíciles que se viven por la pandemia del COVID-19. Ahora más que nunca, es cuando se ha hecho imprescindible el acceso universal al conocimiento a través de recursos abiertos que fomenten el emprendimiento y el desarrollo profesional y personal. Por esta razón y a modo de colaboración, Crehana ha establecido alianzas con diferentes organismos para ofrecer más de 100 mil accesos gratuitos temporalmente.

¿Cómo funciona Crehana?

Con su lema “aprender transforma”, Crehana apuesta al microlearning como método de enseñanza eficaz. De esta manera, ofrece clases cortas en video, las cuales generan 22% más fijación que los métodos tradicionales.

Las clases son pregrabadas y completamente en español. Esto permite que el usuario pueda acceder a ellas en el momento que lo desee, dedicarle el tiempo que quiera y repetirlas tantas veces le sea necesario. De esta forma, cada estudiante puede iniciar un curso y desarrollarlo a su propio ritmo.

Además de esto, Crehana cuenta con profesores experimentados en cada área. Entre ellos se encuentran líderes y expertos de importantes corporaciones como TikTok, Amazon, Google, Facebook,  Uber y Rappi, por ejemplo.

Por otro lado, es cierto que Crehana posee un catálogo bastante amplio y muy útil de clases pagadas, pero también tiene disponible una buena variedad de cursos gratuitos que sus visitantes pueden disfrutar según sus necesidades.

Al final, estos emprendedores latinos han logrado convertir su sueño en realidad: crear una comunidad digital, brindando oportunidades de transformación personal y profesional mediante la educación. Y su valiosa propuesta continúa evolucionando a la par de las nuevas realidades que se van presentando, mientras ayuda a mejorar la calidad de vida de muchas personas a lo largo de toda Latinoamérica.

“Lo que imaginábamos que iba a suceder en los próximos cinco años sucedió en 10 meses.”

Crehana, registró en el 2020 un crecimiento superior al 300%, y completó recientemente un capital de financiamiento por US$17,5 millones tras el cierre de una ronda de inversión Serie A.

¿Qué tanto creció la demanda de cursos?

Hemos producido dos veces más de contenido que en 2019 y nuestro equipo ha crecido casi dos veces sobre el año pasado. Hemos diversificado nuestro talento a nivel regional y hoy somos casi 120 personas, principalmente en México, Perú y Colombia.

Tenemos más de 500.000 estudiantes activos por mes y cerramos el año con más de cuatro millones de estudiantes registrados, mientras que el año pasado lo cerramos en 1,5 millones, es decir, ha sido un crecimiento brutal.

¿Cómo lograron adaptarse a ese nuevo contexto y responder al crecimiento de la demanda?

Hicimos tres cosas. Primero, una reingeniería de nuestra estrategia, lo que llevó, en segundo lugar, a una nueva construcción de los objetivos. En tercer lugar, tuvimos que establecer una comunicación incisiva con el equipo para lograr los nuevos objetivos de 2020. Realmente fue un tsunami, pero hemos estado trabajando con todo el equipo, uno a uno, para navegar sobre esos desafíos y la nueva forma de trabajo 100% remoto.

¿Cuáles son las áreas de conocimiento más solicitados por los usuarios?

Negocios y mercadeo digital ha sido una de las categorías más predominantes en 2020 a diferencia de otros años. Hubo mucho más consumo de comercio electrónico, estrategias de mercadeo digital, nuevos modelos de negocio digitales, ventas, atención al cliente, entre otras. La fuerza de trabajo en Latinoamérica, desde la pequeña hasta la gran empresa, ha tenido que reinventarse y eso ha demandado nuevos tipos de conocimiento.

En los próximos años se acelerará el tránsito hacia nuevos puestos de trabajo en el marco de un mercado laboral que requiere de nuevas habilidades. ¿Cómo ven ese panorama?

Todo lo que tiene que ver con creatividad, por ejemplo ilustración, dibujo, manualidades, branding, entre otras, también ha tenido un gran auge este año y estimamos que en los siguientes cinco años esa categoría de creatividad va a tener mucha importancia. Previo a la pandemia, era una categoría sin relevancia, pero después ha sido muy fuerte su crecimiento y demanda. 

Hoy, las empresas están buscando cada vez más habilidades blandas y a futuro se acelerarán los puestos de trabajo relacionados con el mercadeo digital, manejo de productos digitales, equipos de trabajo ágiles, científicos de data, analítica de datos, software, inteligencia artificial, comercio electrónico, diseñadores de interfaces, diseñadores de marca, diseñadores publicitarios, entre otras posiciones que tendrán un gran auge en los siguientes años.

En términos de financiamiento, ¿cómo fue 2020 para Crehana?

Nosotros levantamos una serie A de US$4,5 millones en 2019 y en 2020 cerramos una extensión de esa serie por US$13 millones liderada por Mountain Nazca, que suman en total US$17,5 millones. Hemos traído nuevos inversionistas como Salesforce Ventures, IFC del World Bank Group y Endeavor Catalyst

Estamos muy emocionados por el futuro que tenemos para poder cambiar la fuerza de trabajo en Latinoamérica.

¿Cuáles son los planes con esa inversión? ¿Habrá expansión internacional?

Las principales aristas serán explotar la línea ‘Crehana para empresas’, incrementar nuestra producción de contenidos a más de 1.000 contenidos publicados al cierre de 2021 y expandir nuestra marca en más países como Chile, Brasil y mercados en Centroamérica. 

Fuente: Dinero.com | Nic.lat | Crehana Blog | START-UPS ARGENTINA

AMERICA

OrderEAT La app uruguaya que revoluciona la forma en la que funcionan los comedores escolares

La plataforma orderEAT nació para resolver un problema que tenían sus tres creadores con el comedor de su escuela pero los resultados fueron tan buenos que más instituciones la adoptaron rápidamente. Hoy apuntan a superar los 100 clientes, tienen operaciones en Uruguay, Argentina, Paraguay y México y buscan sumar una versión empresarial en el corto plazo.

Published

on

Matías Craviotto (CEO), Luís Pedro Carrero (CCO) y Juan Manuel Rodríguez (CTO) tenían 17 años cuando se encontraron con un problema en la escuela de Maldonado, departamento de Uruguay, donde cursan el último año de la secundaria. Su salón era el más alejado al comedor de la institución y, debido al sistema analógico que implementaban, si no realizaban el pedido a determinadas horas debían hacer extensas colas y a veces se quedaban sin almorzar. Algo que les sucedió varias veces a los tres

«En un momento nos preguntamos cómo podía ser que no hubiera una app para hacer el pedido de forma digital», recuerda Matías. Y agrega: «Además había otros problemas para resolver. Yo por ejemplo tengo un hermano más chico que en ese momento no manejaba efectivo así que tenía que ser yo quien le compre la comida. Y también pasaba que los padres no estaban involucrados en la alimentación de sus hijos porque le daba efectivo para comprar pero no sabía en qué». 

A todo esto, se sumaba que los dueños del comedor no contaban con un sistema eficiente para administrar el negocio. «No solo no tenían una cuenta corriente sino que además no sabían cuánto debía cada familia y les llevaba muchas horas de trabajo extra estar pasando en limpio los consumos y estar persiguiendo a los padres para los cobros», señala Craviotto y advierte que eso también generaba mucho desperdicio de comida porque a veces cocinaban de más al no tomar correctamente los pedidos. 

Todo este cúmulo de situaciones llevaron a Craviotto y sus dos compañeros, quienes hoy tienen 22 años, a programar por su cuenta una aplicación que ofreciera soluciones. «A las tres semanas la tenían más de 300 familias, pasamos todas las cuentas corrientes a nuestro sistema, reducimos la deuda a cero y generamos menor desperdicio de comida». 

Ese primer MVP que lanzaron fue tan bien recibido por la comunidad de la escuela que los tres jóvenes creadores decidieron llevarlo a otras instituciones del país. Para marzo del 2020, consiguieron vendérselo a 10 colegios y fue así como surgió orderEAT, una plataforma que actualmente está desembarcando en la Argentina con decenas de clientes asegurados. 

«Creemos en el fuerte capital innovador que tienen los jóvenes latinoamericanos y en las diversas opciones de acompañamiento con las que cuentan en la región. Nos encantaría que, como lo hicimos nosotros a los diecisiete  y dieciocho años, muchos más jóvenes se animen a emprender», comentó Matías Craviotto.

Qué es orderEAT

OrderEAT es una plataforma que involucra a los padres en la alimentación de sus hijos y digitaliza el servicio de comedor y cafetería de los colegios. Los objetivos principales son mejorar la imagen de las instituciones educativas y poder brindar un mejor servicio de lunch y almuerzo, eliminar el manejo de efectivo y evitar las filas en los recreos.

Sin embargo, llegar de ese primer MVP que destaca Craviotto a la plataforma actual, que contiene más herramientas y servicios para los usuarios, no fue sencillo. De hecho, cuando estaban realizando las capacitaciones en las primeras diez escuelas se desencadenó la pandemia y el sistema educativo pasó a ser 100% virtual. «De todas formas, ese tiempo estuvo bueno porque no dejábamos de tener 19 años y nos sirvió para crecer como personas y emprendedores», rememora quien hoy es el CEO de la empresa. «Además, como no teníamos dinero y sí mucho tiempo, nos juntamos con decenas de directores, administradores de comedores y grupos de padres para ampliar la información que teníamos sobre sus necesidades. Todo ese aprendizaje generó que cuando volvimos a lanzar la plataforma, en julio de 2021, ésta sea mucho más completa». 

¿Cómo es el modelo de negocios para ustedes?

Nosotros cobramos una mensualidad, bien SaaS. Las mismas funcionalidades son para todos y cuando a uno se le ocurre una nueva, se suma para todos. Por lo tanto, la plataforma evoluciona constantemente. Lo único que puede cambiar en los costos es el volumen y cantidad de alumnos pero puede ser un 20% más o menos.

¿Cuántos colegios tienen en la actualidad? 

Terminamos el año con 50 instituciones educativas entre Uruguay, Argentina y Paraguay, procesando más de 70.000 órdenes por mes. En enero de 2023 empezamos a trabajar con algunos colegios de México, esperamos cerrar este año con más de 350 entidades y comenzar la expansión de la plataforma en Brasil. Por otro lado, cerramos el año con 10 mil usuarios pero creemos que vamos a llegar a los 25 mil con el inicio de clases en la Argentina. 

¿Cuánto dinero procesó la plataforma en 2022?

Alrededor de US$ 2 millones

El desembarco en la Argentina


La gran apuesta de los jóvenes creadores de OrderEAT para el 2023 es el mercado argentino. De hecho, recientemente levantaron una ronda de inversión pre-seed de U$D 260 mil por parte de los fondos MrPink y de Qualitas y uno de los destinos de ese dinero será impulsar el crecimiento en el Cono Sur. La empresa pretende extender ahora esta inversión inicial hasta los U$S 500 mil

«Sentimos que tenemos mucho para crecer, sobre todo en la Argentina, que tiene una gran cantidad de colegios», afirma Craviotto. «Además, creemos que por la situación económica del país, donde optimizar los costos resulta clave, nuestra plataforma es una gran solución para los comedores que operan en los colegios». 

¿Por qué tomaron la decisión de expandirse hacia Argentina?

Fue un paso obvio siendo uruguayos. Además, somos emprendedores jóvenes y no empresarios que piensan todo en base a los costos y oportunidades. Por barreras culturales, cercanía y cómo se mueve la gente, era el mercado más fácil para ir a buscar.  

Craviotto destacó la oportunidad del mercado en este país, donde existen 17.000 instituciones privadas educativas, una cifra que engloba a más de 4.000.000 estudiantes.

Los comedores de estas instituciones pierden 2.7 horas por día debido a fallas en la administración; desperdician un 28% de la comida elaborada y 2 de 3 cierran luego de tres años.

Asimismo, la alimentación influye en la salud e incluso en el rendimiento escolar y en el estado emocional.

«Es fundamental ir adquiriendo hábitos alimenticios saludables para en un futuro disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades como cardiopatías, diabetes, trastornos osteomusculares, la obesidad, entre otras enfermedades frecuentes en niños y adolescentes», observó el CEO de OrderEAT

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (más conocida como FAO) también atribuye un papel relevante a la escuela en la adquisición de hábitos alimenticios por parte de los niños y de los adolescentes.

A su vez, este organismo observó que la prevalencia de exceso de peso en la región es de 7,5% en menores de 5 años y de 30,6 % en niños, niñas y adolescentes entre 5 y 19 años.

¿Cuáles son sus objetivos con las operaciones en este país?

Estamos apostando fuerte y el objetivo principal es pasar de 8 a 50 colegios. Ya estamos más o menos en 40 así que estamos cerca. Sabemos que no es el mercado más rentable, comparado con México o Chile por ejemplo, pero aspiramos a que cuando la situación levante nosotros estemos instalados y seamos un player importante en este sector. 

La expansión a futuro 

Además del desembarco en la Argentina, el dinero de la ronda pre-seed tiene dos objetivos más: abrir el mercado mexicano y desarrollar una versión empresarial

¿Cuáles son los planes para México?

Viajamos dos veces a México y comenzamos a realizar las primeras contrataciones, queremos armar un equipo particular para allá porque los ciclos escolares son distintos y las estacionalidades también. 

¿Qué ventajas les daría una versión empresarial?

Al estar en los colegios importantes de Uruguay y ahora también de Argentina, hay muchos gerentes, directores y CEOs de empresas que usan la plataforma todos los días para pedir la comida de sus hijos. Entonces, se nos han acercado grandes empresas, zonas francas y estadios deportivos que son padres de los chicos que precisan la herramienta porque tienen los mismos problemas de cuello de botella o integración de cuentas corrientes. Como son empresas que les pagan el almuerzo a los empleados, hay una correlación parecida a la escuela con los alumnos y nosotros podemos darles una solución también. 

¿Operan en espacios no escolares?

Estamos en tres clubes deportivos, dos universidad y un café empresarial. Pero queremos desarrollar una versión específica para el rubro empresarial que se pueda expandir a cualquier sector que tenga empleados que coman todos los días en la compañía. 

Fuente: ForbesArgentina.com | iProup.com | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

AMERICA

Me.Up – La app que ayuda a pacientes trasplantados a llevar un seguimiento de su tratamiento

Esta app, que permite incorporar conocimientos y buenos hábitos para poder llevar el tratamiento al día y lograr una vida más saludable a través de experiencias lúdicas, es una iniciativa impulsada por el laboratorio Sandoz Argentina, que cuenta con el apoyo del Incucai, la Sociedad Argentina de Trasplante (SAT) y la Sociedad Argentina de Nefrología (SAN).

Published

on

Según datos de Incucai, en Argentina cerca de 23.0000 personas viven con un órgano trasplantado. En 2021, 1.543 pacientes en lista de espera recibieron un trasplante, lo que representa la tasa más alta de donantes de órganos de la región (13,75 donantes por millón de habitantes) y un aumento del 40% respecto al año anterior.

Según explica la Dra. Silvina Alemán (MN 70.793), médica nefróloga y miembro de la Sociedad Argentina de Trasplante, para todas estas personas, la evolución post trasplante no es sencilla, e implica un compromiso profundo y permanente con una serie de recomendaciones farmacológicas, de estilo de vida y de controles que resultan fundamentales.

“En nuestro país, entre el 20% al 50% de los rechazos de los órganos trasplantados se produce por la falta de adherencia al tratamiento. Se trata de un problema relevante ya que trae consecuencias médicas graves como el aumento del riesgo del rechazo del órgano (6 veces más) y también el incremento de las complicaciones y de la mortalidad”, menciona la Dra. Silvina Alemán. 

Además Alemán remarca que es importante trabajar en la adherencia del paciente, ya que representa la gran oportunidad para que el trasplante funcione. Factores como los grupos de adolescentes, la menor instrucción y otros del orden psicológico influyen negativamente en la adherencia. Por eso, es tan importante educar y empoderar al paciente y su familia para generar una conducta de autocontrol, por supuesto, acompañado, asistido, informado y fortalecido, por parte del equipo de trasplante con un enfoque multidisciplinario”, expresó.

Por todas las razones anteriormente mencionas, y con el apoyo del laboratorio Sandoz Argentina, DMO Design Company desarrolló hace más de un año la aplicación Me.Up, que tiene como principal objetivo ayudar a niños y adultos trasplantados a realizar un correcto seguimiento de su tratamiento y mejorar de esa forma su salud post trasplante, brindándoles la oportunidad de acompañar su propia evolución, recordar la toma de medicación, recibir consejos al respecto e informarse.

Entre las funciones más valoradas de la app, que se puede descargar de forma gratuita en Google Play, se destacan: “Medicación”, donde se puede cargar todos los medicamentos y generar alarmas con la frecuencia indicada; “Seguimiento”, para agendar las citas con los médicos, estudios, etc; “Diario”, un espacio para escribir notas con información importante e incluso consultas para hacerle al especialista; y “Actividades físicas”, en caso de que estén recomendadas, para agendar qué tipo de actividad, días, horarios, y así generar el hábito saludable. 

La Dra. Alemán concluye: “En la búsqueda de alcanzar la adherencia -que implica un trabajo permanente- es cuando toma tanta importancia la aparición de dispositivos digitales, como Me.Up, donde es el paciente quien lo maneja, fortaleciendo este sentido de control individual, haciéndolo “dueño” de su propio progreso. Es una herramienta muy útil para regularizar hábitos y ayudar a respetar las recomendaciones”.

El presidente del INCUCAI, Carlos Soratti, destacó que “cada año en nuestro país miles de pacientes mejoran su calidad de vida gracias a un trasplante de órganos. Desde el INCUCAI creemos que esta aplicación constituye una forma novedosa de incentivar a las personas trasplantadas a valorar y sostener el tratamiento luego del trasplante, fundamentalmente tomando la medicación inmunosupresora y llevando hábitos de vida saludable”.

Siguiendo las indicaciones de la Dra. Alemán, estas son las recomendaciones que un paciente trasplantado debe tener en cuenta:

  • Recomendaciones farmacológicas: Un paciente trasplantado tiene entre 12 y 15 tomas diarias de remedios, que incluye la medicación inmunosupresora y se complementa con una serie de fármacos de distinta índole de por vida.  Si el paciente no la toma o lo hace de manera incorrecta pone en juego su propia vida. 
  • Recomendaciones de estilo de vida: El paciente debe llevar adelante una alimentación saludable, realizar actividad física, tener en cuenta hábitos higiénicos, no fumar, descansar bien, es decir, llevar una vida medida y cuidada.
  • Recomendaciones de controles: El paciente tiene un esquema planteado de visitas al centro de trasplantes para que el equipo médico pueda hacer los controles y el seguimiento. En un principio, en general es una vez por semana; luego durante el primer año, puede ser una vez por mes y luego según cada caso, se establece una periodicidad.

Los trasplantes en Argentina

Si se toma como referencia los últimos 25 años, las personas que recibieron un trasplante de órganos en dicho período, el 58% fueron personas de sexo masculino y 42% personas de sexo femenino. 

Si se discrimina por grupo etario, entre las personas que recibieron un trasplante de órganos el 21% corresponde a la franja entre 50 y 59 años, el 19% a la franja entre 40 y 49 años, el 17% a la franja entre 60 y 69 años, el 16% a la franja entre 30 y 39 años, el 14% menores de 20 años, el 11% entre 20 y 29 años y el 3% mayores de 70 años.   

El 36% de las personas trasplantadas son oriundas de la provincia de Buenos Aires, seguida por Córdoba (11%), CABA (11%), Santa Fe (8%), Mendoza (5%), Entre Ríos (3%) y Tucumán (3%). 

Durante el 2021, 1.543 pacientes en lista de espera recibieron un trasplante de órganos de donantes fallecidos y 246 de donantes vivos, lo que implica un aumento de un 40% con respecto a 2020. Además, se realizaron 1.392 trasplantes de córneas, que junto con el de órganos da un total de 3.181. Vale destacar que en 2021 Argentina registró la más alta tasa de donantes de órganos de la región (13,75 donantes por millón de habitantes), seguida por Uruguay (13,08 DPMH) y Brasil (13,07 DPMH). 

Al día de hoy, 7434 personas esperan un trasplante de órganos en nuestro país. 5286 esperan un trasplante renal, 1501 un trasplante hepático, 274 un trasplante pulmonar, 169 un trasplante reno pancreático, 137 un trasplante cardíaco, 34 un trasplante hepatorrenal, 11 un trasplante intestinal, 8 un trasplante pancreático, 6 un trasplante cardiopulmonar, 5 un trasplante hepatointestinal y 3 un trasplante cardiorrenal. 

Para descargar Me.Up, los pacientes podrán hacerlo en Google Play de forma simple, rápida y gratuita en celulares y tablets a través de este link.

Fuente: InfoNegocios.info | Filo.news | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

AMERICA

Es uruguayo, cofundó PedidosYa y hoy innova en una startup que busca bajar el costo de vida de comunidades sumergidas

Ruben Sosenke, el CIO de Nilus, charló sobre el ecosistema startup de uruguay. «Emprender no es solo ejecutar algo, la idea te debe trascender».

Published

on

En 2020 Ruben Sosenke, uno de los fundadores de PedidosYa , dejó su rol como chief technology officer (CTO) -que ocupaba desde 2007, cuando crearon la startup- y dio inicio a una nueva etapa. Estuvo más de un año dando charlas, conectando con otros emprendedores y conociendo nuevos negocios. «Siento que mi responsabilidad era esa, tratar de ‘ahorrarle camino’ a nuevos emprendedores», explica.

Uno de los proyectos que conoció fue Nilus , creado por el uruguayo Ady Beitler, que se dedica a «desarrollar tecnología para reducir los costos de vida de personas de bajos ingresos a través de la desintermediación, el rescate de alimentos en riesgo de desperdicio y la organización de grupos de compra comunitaria». Empezó siendo miembro del directorio y luego decidió involucrarse más, ocupando primero el rol de CTO y luego pasó a ser chief innovation officer (CIO), encargado de buscar «nuevas oportunidades» para el negocio.

Sosenke es uno de los más de 70 speakers que participó de la edición de Uruguay Campus Party , el evento de tecnología, innovación y emprendimiento que se celebró en el Centro de Convenciones de Punta del Este.

Su charla, se centra en incentivar a los oyentes a pensar en esas «ideas no tan convencionales» que, con foco correcto, pueden llegar a ser emprendimientos revolucionarios.

Ruben Sosenke. Foto: Leonardo Mainé.

Después de su salida de PedidosYa en 2020 estuvo un tiempo dedicado a reunirse con diferentes emprendedores. ¿Qué problemas tenían en común?

Se trata más que nada de un tema de foco y sobre todo estar alineado con una misión que a uno le satisfaga, querer lograr algo porque te llena. A partir de ahí todo se decanta. Las cosas que hago en el día a día, las inversiones económicas y de tiempo, realmente tienen que estar perfiladas hacia ahí. Cuando estás creando un emprendimiento se supone que hay una propuesta de valor detrás, que apunta a un segmento de clientes, ese segmento de clientes tiene una necesidad y lo que vos hagas tiene que satisfacer eso.

En una entrevista mencionó que le gusta «resolver problemas que sean relevantes». ¿Cree que falta poner foco en las necesidades reales de las personas?

Muchas veces pasa que los emprendedores, en vez de pensar en una problemática que existe y que realmente los motive, se enfocan en un problema que tuvieron una vez. Y creo que hay que investigar si es relevante porque a muchas personas le pasa y realmente existe una oportunidad o un problema a resolver. A veces se les ocurre la idea, la empiezan a hacer, pero emprender no es simplemente ejecutar algo, lo tiene que trascender a uno, ser algo para los demás y puedo ser cliente o no, pero tengo que satisfacer la necesidad de varias personas.

Eso puede resultar en que los emprendimientos terminen resolviendo los problemas de cierto segmento de la sociedad.

Muchos de los emprendimientos que están apoyados hoy en día son buenos emprendimientos, pero a nivel de tamaño, ya sea por la inserción de la idea, por cómo se piensa o por la problemática que resuelve no son exportables o no pueden escalar fuera de lo que es Uruguay o Latinoamérica. Hay cierta mentalidad donde emprender es sinónimo de tecnología, y no necesariamente va por ahí. Entonces todos terminan recayendo medio en lo mismo. Y también pasa esto del emprendedor que dice: «yo quiero emprender, yo sé de esto y me pongo a hacer» y antes de hacer hay que analizar. Tenés una idea y te encerrarse en un cuarto seis meses pero hay un mundo para hacer antes. Emprender requiere un montón de diferentes habilidades que uno tiene que tener, más allá de no tener experiencia en cada una, pero sí tiene que entender que es necesaria esa conjunción de cosas: marketing, ventas, finanzas, recursos humanos.

«Hay cierta mentalidad donde emprender es sinónimo de tecnología, y no necesariamente va por ahí.»

Latinoamérica ha crecido en cuanto al sistema emprendedor. ¿Qué aspectos cree que deberían mejorarse?

Encontré que había rankings y obviamente Silicon Valley estaba arriba del todo y las ciudades latinoamericanas están muy por debajo. Entonces empecé a tratar de entender por qué pasaba eso, porque para mí el potencial que tiene Latinoamérica es enorme. El ecosistema son sinergias de varios actores que interactúan entre sí y donde si alguna partecita falla no alcanza su potencial. Entonces, existen varios factores, uno de los actores, por ejemplo, son los casos de éxito y en Latinoamérica no hay tantos, aunque cada vez hay más.

Por otro lado hay un tema de educación, a nadie le enseñan a emprender y eso es difícil. Las entidades que apoyan emprendimientos deberían volcarse más a esa parte educativa, que se hace, pero aún falta. Sin duda las instituciones se podrían beneficiar muchísimo viendo otras entidades, por ejemplo, en Silicon Valley cómo hacen determinadas cosas como para poder mejorar internamente esos procesos.

Y después está toda la parte de inversión de capital. Cada vez surgen más fondos que se enfocan en Latinoamérica pero hay diferentes estadíos: hay fondos de inversión grandes pero su ticket de inversión es demasiado alto para lo que se precisa en etapas más tempranas, y por otro lado hay entidades que apoyan los que están en etapas más tempranas, pero con montos muy pequeños.

Esas son cosas que se vienen trabajando, no es lo mismo cuando empezamos con PedidosYa en 2007, que el ecosistema recién estaba empezando, que el de hoy.

¿Qué lo llevó a unirse a Nilus?

Después de haber trabajado en PedidosYa tantos años y haber colaborado con tantos emprendimientos, parte de mi tiempo quiero dedicarlo a encontrar una solución a este problema, es algo que me llena. Esa fue la primera etapa, donde acepté sumarme y estar en el directorio. Después se dio que justo el gerente de tecnología de Nilus se fue entonces quedó esa vacante y naturalmente surgió «dar una mano» en ese rol con mi experiencia, luego pasé a gerente de innovación y básicamente estoy encargado de encontrar nuevas oportunidades en la empresa. Puntualmente ahora estoy trabajando con el World Food Programme de la ONU y con ellos estamos entrando al mercado peruano. Estuve encargado de hacer un análisis de mercado, de tener las reuniones correspondientes con los diferentes actores del ecosistema y bajamos a tierra un esquema financiero, una estructura operacional y ahora tenemos un country manager. En dos semanas vamos a lanzar el servicio en Perú, además de las operaciones que ya tenemos en México y Argentina y en paralelo seguimos conversando por más iniciativas y nuevos mercados como Colombia, Honduras y Panamá.

Nilus combina el enfoque startup con un problema global. ¿Cómo ve esta intersección?

Más allá del segmento al que apuntamos, de querer bajar los costos de vida de estas comunidades y enfocarnos en la nutrición, esas personas terminan siendo clientes nuestros. Estamos de alguna forma dignificando el sector al que apuntamos y hay que pensarlo también por ese lado. Hay que escuchar al cliente para saber qué necesita. En mi experiencia, por lo que he conversado con mujeres en Perú y Argentina, no quieren asistencialismo, quieren contribuir.

En el último año se viene hablando de los «vientos de recesión» en Silicon Valley. ¿Qué efecto puede tener este fenómeno en su emprendimiento?

Respecto al financiamiento de Nilus sí tenemos respaldo de algunos fondos de inversión pero también hay otras organizaciones interesadas en apoyarnos no desde un punto de vista económico, sino con la idea de encontrar una solución a este problema.

En otro tipo de emprendimientos es un tema más cíclico de la economía donde las prioridades van cambiando, o el proyecto va cambiando. Hubo una ola muy fuerte de las puntocom, luego vino un momento de empresas apuntando al crecimiento masivo donde tal vez el retorno no era tan importante en el corto plazo y necesitaban capital para seguir creciendo.

Y después de todo lo que pasó recientemente cambió el enfoque de los fondos de inversión, que dijeron: «Esto está buenísimo, pero preciso tener rentabilidad más a corto plazo». Entonces, no es grave para los emprendedores, si se posicionan en la realidad actual. Es sano para el emprendimiento que un fondo esté dispuesto a invertir con un plan claro de negocios, apuntando al retorno en el mediano o corto plazo. Lo que hace es forzarlos a enfocar de forma diferente. Es grave para los que tenían una empresa de crecimiento y precisan más capital pero los fondos no están deseosos de invertir. Es independiente el negocio de la inversión a la startup en sí. Para un inversor tal vez la lógica es poner dinero y en dos años recuperarlo o ganar, aunque la empresa dé pérdida.

El foco de mi charla en Campus Party es entender que hay ideas que tal vez no son las más convencionales pero se pueden ejecutar si uno entiende al segmento al que apunta. También hablo de lo que hace Nilus, del impacto que se puede generar con cosas relativamente sencillas, porque no es que inventamos la pólvora, la problemática que estamos resolviendo pasa en todo el mundo. Estamos acercando un producto a un segmento determinado. Es cuestión de tener convicción de lo que uno quiere hacer y que lo llene para poder seguir adelante.

Fuente: ElPais.com.uy | Por Alejandra Pintos | Fotografía: Leonardo MainéSTART-UPS ARGENTINA

Continue Reading
Advertisement

NEGOCIOS & EMPRESAS

MARKETING

EMPRENDIMIENTOS

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

TENDENCIAS