Connect with us

EMPRESAS

Claves para convertir una start-up en una empresa global

¿Por qué escalar es importante para el negocio? Emprender es un reto, sin importar el sector en el que opere. El espíritu que caracteriza a las start-ups y scale-ups es el de la constante innovación y reinvención en medio de un ecosistema de negocio y tecnología cada vez más complejos.

Published

on

Crear una estrategia de éxito para llevar a una start-up a liderar un sector, es fundamental. Para ello, es necesario tomar en consideración diversos aspectos que van desde un correcto entendimiento de las demandas del mercado, entender todas las posibilidades que la tecnología puede ofrecerte, pasando por la búsqueda de talento que permita conformar un equipo, no solo con las capacidades adecuadas para afrontar los retos, si no también que pueda estar alineado con tus objetivos y valores.

Encontrar este talento adecuado es clave. Los primeros integrantes de la compañía tendrán un gran impacto en la consolidación de su cultura empresarial pues se convertirán en líderes, encargados de difundir los objetivos y valores de la empresa una vez que empiece a crecer. Por ello, deben estar alineados con sus propósitos de negocio, entender el mercado y el cliente para trazar una hoja de ruta efectiva.

Cuando hablamos de líderes, su visión alineada de alto nivel juega un papel crucial. Es común que se presenten perspectivas diferentes entre cofundadores en relación a la implementación de tecnología o estrategia de negocio, lo cual afecta el desempeño de toda la organización.

Por ello, el board debe estar conformado por diversidad de perfiles y expertise e idealmente debe contar con una visión y comprensión de las tendencias de mercado en diferentes sectores y geografías, así como de la tecnología que ayudará a conseguir sus objetivos.

El 42% de las start-ups fracasan por malinterpretar la demanda actual del mercado, por lo que un equipo de líderes alineado marcará la diferencia.

Es importante además contar con el apoyo y asesoramiento de expertos que puedan aterrizar la idea de negocio, así como servir de guía en el diseño e implementación de estrategias que cumplan con los objetivos y que proporcionen claves sobre el mercado al que se dirigen.

Tener la oportunidad de involucrar en el proceso de crecimiento conocimiento experto, permitirá a una start-up generar otras perspectivas para la toma de decisiones y será un apoyo fundamental a la hora de enfrentarse a los numerosos retos a los que, tanto start-ups como scale ups se enfrentan.  En este sentido, es clave contar con un mentoring adecuado de mano de expertos, capaces de identificar cuáles son los retos en cada una de las etapas; que ayuden a encontrar socios inversores que apuesten por el futuro de la empresa y a lograr adaptabilidad frente a diferentes entornos regulatorios.

Retos a superar para escalar

Para convertirse en un líder global y desarrollar crecimiento exponencial a la velocidad adecuada, es necesario construir una cultura digital altamente flexible y adaptativa, así como crear una hoja de ruta estratégica para encontrar ventajas diferenciales y propuestas de valor innovadoras.

Si bien la pandemia tuvo un impacto en un primer momento en las inversiones en empresas experimentadas o en crecimiento, a nivel global se ha visto un cierto grado de estabilidad. En el primer trimestre de este año las empresas en EE.UU respaldadas por capital de riesgo recaudaron US$34.250 millones mientras que a nivel mundial alcanzaron un valor de US $61.000 millones.

De igual forma, este año se logró la segunda mejor cifra en inversión en start ups españolas, con un valor que supera el millón de euros. Esto indica que a pesar de la crisis generada por el COVID-19 existen socios inversores que apuestan por el plan de crecimiento de scale ups y start ups.

Globant es una compañía nativa digital que pasó de ser tan sólo una idea de cuatro amigos, a una organización presente en 16 países que sigue creciendo con el objetivo de reinventar la industria.

Conocemos los desafíos a los cuales los negocios jóvenes deben enfrentarse para ser líderes globales. Por ello, nuestro objetivo es compartir nuestra experiencia de crecimiento exponencial.

Ser una empresa global con capacidades aumentadas

Con el objetivo de suplir las demandas del mercado actual, es necesario que las start ups sean capaces de expandirse, creando a la vez una cultura digital apoyada por las últimas tecnologías. Por ello, en Globant, hemos creado aceleradores y disruptores digitales y un marco diseñado para proporcionar el talento adecuado, con la cultura adecuada, y al ritmo adecuado.

Teniendo claro que a raíz de la pandemia los negocios necesitan evolucionar, buscamos la manera de llevar nuestros activos a otro nivel para estar a la vanguardia en cuanto a cultura, negocio y tecnología. Hemos aumentado nuestras capacidades.

Dichas capacidades aumentadas nos permiten explotar el potencial de la IA y data intelligence para definir soluciones óptimas y para acelerar el ciclo de desarrollo y lanzamientos de nuevas funciones. Nuestro equipo trabaja con herramientas como Augmented Coding, StarMeUp OS y Navigate, las cuales aumentan los niveles de eficiencia en procesos que van desde la programación, optimización de toma de decisiones y creación de una cultura digital.

Hemos trabajado con diversas start ups en la creación de su hoja de ruta para alcanzar el crecimiento a escala. En uno de nuestros proyectos para una scale up de éxito, construimos un nuevo ecosistema de servicios y aplicaciones para acelerar su integración con socios, permitiendo que un proceso que antes tenía una duración de un mes, pasara a ser ejecutado en menos de dos días.

Otro caso de éxito es el llevado a cabo para una start-up a la que acompañamos en la aceleración de su ciclo de desarrollo y velocidad de lanzamiento de nuevas funcionalidades.

Igualmente, creamos una herramienta de automatización impulsada por IA que proporciona una mejor experiencia de usuario, permitiendo a la compañía seguir creando relaciones cercanas con sus clientes y expandir la comunidad de usuarios.

Nuestra mentalidad, orientada a desarrollar el potencial de las empresas jóvenes, nos ha permitido ayudar a esta y otras start-ups a romper silos, trabajar de manera colaborativa y crear soluciones únicas.

Fuente: STARTUPS.com.ar Por Beatriz Goartazar | Directiva de  Marketing & Communications Lead en Globant EMEA

EMPRESAS

Emprendedores internos. Cuando la solución está en casa.

Cada vez más compañías apelan a sus propios empleados para desarrollar productos y servicios innovadores.

Published

on

Por Yaninna Mazzia

En la búsqueda de dinamismo y velocidad para responder de modo innovador a un entorno cambiante sin perder competencia, las empresas fomentan el emprendedurismo interno o intrapreneurship lo que a su vez les permite retener personal y afianzar el sentido de pertenencia de sus empleados.

En la actualidad, los ciclos de éxito de las compañías son cortos. El escenario presente se caracteriza por las turbulencias y los desafíos diarios. Sostenerse en la cima demanda, de forma constante, buenas ideas para responder a las oportunidades nacidas de esos cambios. Sin olvidar que la imagen de la organización depende de lanzar productos y servicios regularmente. Por eso ya no basta con un departamento de Innovación y diseñar nuevos productos pasó a ser una responsabilidad de todos.

En el entorno actual, gana la empresa más rápida y flexible. No importa su tamaño. Ante esto, las firmas adoptaron mecanismos y herramientas propias del mundo emprendedor. Inclusive, fomentaron la actividad emprendedora entre sus trabajadores.

“Esa tendencia ya estaba en las compañías. Pero se potenció por mil en los últimos cinco años debido a la transformación digital y la pandemia. Hoy los desafíos del negocio son otros. De alguna manera es preciso reinventarse”, afirmó Matías Ponce, director de Transformación de Estudio Locht.

Así, las organizaciones recurrieron al intraemprendedurismo, en una tendencia que cruza desde una planta de rulemanes hasta una compañía de servicios. “Podemos encontrar organizaciones que lo llevan adelante promoviendo la iniciativa de sus empleados, dan lugar a la creatividad y toman al error como una oportunidad. Otras lo hacen de modo más restrictiva”, comentó Hugo Kantis, director del Programa de Desarrollo Emprendendor (Prodem) de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS).

Larga historia

El intrapreneurship no es un tema nuevo. En 1895, el investigador norteamericano Gifford Pinchot acuñó el término. Con él asignó a aquellas personas capaces de desarrollar un comportamiento emprendedor bajo el respaldo de la compañía. Su objetivo es descubrir, evaluar o explotar nuevas alternativas de negocio para la empresa.

Sin embargo, esa iniciativa cobró más fuerza a medida que el entrepreneurship adquirió protagonismo. Con la revolución digital, las firmas se dieron cuenta que es un vehículo para acelerar procesos innovadores y que les permite responder con rapidez a las necesidades del mercado.

De acuerdo al concepto tradicional, el emprendedor es quien ve una posibilidad en un sector. Para satisfacerla busca los recursos necesarios para poner en marcha su propia compañía. El punto de partida del emprendedurismo interno es más sencillo. “Esta filosofía la pusimos en práctica hace más de diez años. No fue planificado. A mí siempre me gusto emprender. En un principio, era quien traía las ideas para renovarnos. Después me di cuenta cuán importante era generarlas dentro de la organización, y que no siempre fuera yo quien las traía. Todo dio sus frutos en los últimos tiempos. Así ahora soy el que menos las aporta”, recalcó Ariel Davalli, presidente de la cadena de heladerías Chungo.

Según un estudio del Foro Económico Mundial y Global Entrepreneurship Monitor ( GEM) esa modalidad laboral crea más empleo que un emprendedor abriendo su propio negocio. “Existe además una clara correlación entre el índice de intraemprendimiento y la competitividad económica: por cada aumento del 2,5% de la tasa de este tipo de desarrollos se incrementa en un punto el potencial económico de un país”, agrega la investigación.

El intraemprendedor trabaja dentro de una compañía, cumple un horario, pero tiene un perfil más innovador. Cuenta con disposición para llevar adelante proyectos en el entorno corporativo, aunque no son individualistas. Más bien, poseen grandes habilidades a la hora de trabajar en equipo y de aprender de sus errores.

Generar ambiente

Instaurar el ambiente laboral adecuado es clave para que se desarrollen los emprendedores internos. Para ello es necesaria una atmósfera de diálogo donde se expongan propuestas. Sentir que cualquier aporte es importante para la misión de la compañía. Y otorgar cierto grado de autonomía.

Las organizaciones horizontales, flexibles, con un mínimo de niveles de dirección y con la cultura del “dejar hacer” son más proclives al desarrollo de intrapreneuship.

“Nuestra política es de puertas abiertas y comunicación en todos los niveles. No nos representan mucho las jerarquías. Más bien, la colaboración en todos los estratos”, indicó Cecilia Sanjurjo, gerente de Talento del Grupo Hasar.

En ese sentido, conformaron un programa de brigadistas para relevar las necesidades de mejoras de la corporación. Es una cultura siempre presente en esta empresa. No obstante, el directorio siempre tiene la última palabra. Brinda además tiempo e inversión.

“Las pymes suelen presentar problemas de delegación. Para que avance el intraemprendurismo en ella, se debe dotar de autonomía a los colaboradores. Incluso, revisar en qué medida las generaciones nuevas pueden innovar”, señaló Kantis.

De acuerdo a los analistas, fomentar la innovación es uno de los primeros beneficios del entrepreneurship. Esto sucede porque la creatividad del individuo se pone al servicio de la compañía.

“Sin duda, se mantiene así aggiornada la organización sobre todo en caso como el nuestro: una compañía familiar próxima a cumplir 50 años. Mucho de nuestro personal está con nosotros hace más de tres décadas. Generar emprendedores entre ellos nos da la posibilidad de tener juventud activa no importa su edad”, recalcó Davalli de Chugo.

De esa manera el trabajador se siente más participe de la organización. También, escuchar y llevar a la práctica sus ideas es una forma de retener talentos.

Nuevos negocios

En el caso de Naranja X, el emprendimiento interno fue la clave para convertirse en una compañía de triple impacto. “Está bueno convocar a toda la empresa ante una pregunta o problemática. Esto permite identificar las personas más motivadas e interesadas en traccionar la iniciativa”, marcó Pablo Bocco, líder de Innovación Social y Sustentabilidad de esa institución financiera.

Todo eso se refleja luego en el crecimiento empresarial. “De esta iniciativa nacieron tres negocios exitosos. El primero fue hace 15 años al abrir nuestra filial en México. En ese momento, dos colaboradores fueron a emprender. Hoy son socios del grupo”, marcó Sanjurjo de Hasar.

La identificación de liderazgo es otro factor interesante del intraemprendurismo. “Los líderes no son hoy los que generan buenas respuestas sino quienes hacen buenas preguntas y desafíos, y conectan a las personas con esos retos”, recordó Ponce del Estudio Loch.

Un estudio de Gallup advierte que los empleados desmotivados le cuestan a las compañías norteamericanas más de U$S450.000 millones por año. Sólo el 30% de los trabajadores de ese país están comprometidos con sus organizaciones. El emprendimiento interno es una forma de estimularlos a seguir su pasión sin dejar la compañía. Al mismo tiempo fortalece su compromiso.

“Con este tipo de iniciativa, que permite agregar valor, las personas valoran y se conectan con el negocio. También que se sienta protagonista. Incluso, logran un entendimiento más amplio del negocio”, finalizó Bocco de Naranja X.

Fuente: LaNación | Por Yanina Mazzia | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

EMPRESAS

Seis consejos para iniciar un emprendimiento propio y verlo crecer.

Astrid Mirkin, gerente general de Rappi Argentina y Uruguay, una de las firmas unicornio que más crecen en Latinoamérica, comparte algunos tips para ser un emprendedor todo terreno.

Published

on

Por sus características particulares, Argentina es, desde hace ya varios años, tierra fértil para el nacimiento de emprendimientos y proyectos autogestionados. En ese sentido, vale la pena tomarse un momento para reflexionar sobre el impacto que el ecosistema emprendedor tiene actualmente en América Latina y en nuestro país y tener presente algunos consejos para aquellos que quieren iniciarse en este camino. 

Como marco contextual, es relevante entender que Latinoamérica está viviendo un gran momento: es la región del mundo donde más startups han surgido en el último año y, a la vez, se ha convertido en el territorio más atractivo para las inversiones en capital emprendedor. Este crecimiento a pasos agigantados es muy importante para el ecosistema y más aún para la creación de empleo de calidad y la recuperación económica de la región.

En Argentina, la pandemia provocó el surgimiento de una gran variedad de PyMEs y emprendimientos potenciados por la digitalización y la adquisición de nuevas herramientas tecnológicas impulsadas por la coyuntura. Aún así, tomar la decisión de emprender en el contexto actual no es tarea fácil, pero es importante saber que tampoco es imposible.

Uno a uno, los 6 consejos desde una firma Unicornio que nació como Startup

Basada en la experiencia de la empresa en la que me desempeño, una compañía latinoamericana que dio sus primeros pasos como un emprendimiento, aquí comparto seis consejos para quienes quieren adentrarse en este mundo.

1) El puntapié inicial: la misión

Emprender con misión es la clave. Este camino presenta gratos momentos y a la vez dificultades, por lo tanto, tener definido el propósito de una compañía es fundamental para construir el camino y comenzar a transitarlo. 

2) Un problema, una solución 

Detectar una necesidad, analizar el mercado e identificar competidores es esencial. Basta preguntarse: “¿Cuál es esa característica diferencial que hace a mi proyecto distinto de otros? ¿De qué forma puede beneficiar o ayudar a mi público?”. Conocer la propuesta de valor y garantizar que sea única marca el norte de un emprendimiento. 

Además, el mundo en el que vivimos está en constante movimiento y, en ese sentido, es indispensable que la propuesta sea dinámica y adaptable. Hay que perfeccionar el agregado de valor de forma constante, en línea con los aprendizajes del negocio que la experiencia permite adquirir. 

3) Armar un buen equipo 

Jim Collins, un reconocido consultor de negocios, planteó en una entrevista que “lo que convierte a una compañía o a un líder en los mejores es la capacidad de elegir a las personas correctas y colocarlas en el puesto indicado”. El equipo de trabajo detrás de un emprendimiento es decisivo. Vincularse con gente con visión, disruptiva, desafiante, que complemente y que sepa decir que no, permite que los proyectos crezcan y que surjan ideas superadoras. 

4) El foco es el cliente

Una vez que se reconoce al público objetivo y sus deseos, el siguiente paso es repensar cómo es posible vincularse con él y cuáles son las vías de contacto a utilizar para estar cerca de ellos. No hay mejor embajador que un consumidor feliz.

5) Unidos somos más fuertes

Es más fácil llegar a la meta cuando el trayecto se hace en compañía. Ser emprendedor no significa hacer todo en soledad. Conectar con otros emprendedores que ofrecen servicios complementarios, que pueden ayudar a fortalecer la propuesta de valor y/o simplifiquen procesos, es fundamental para generar trabajo en red. Otra clave: participar en actividades de mentoreo.

6) Actitud emprendedora

Recordar permanentemente lo que el negocio fue en sus inicios. Por más que el emprendimiento crezca y los resultados comiencen a ser más visibles, no hay que perder de vista qué nuevos desafíos se pueden tomar y qué aspectos se pueden mejorar para seguir construyendo.   

Fuente: PERFIL.com | Por Astrid Mirkin | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

EMPRESAS

Las ventajas de trabajar en una startup.

Cada vez son más las personas que apuestas por las startups y quienes deciden trabajar en una de ellas adquieren múltiples habilidades. No es un simple puesto de trabajo.

Published

on

Entrar a trabajar a una corporación para muchos es sinónimo de estabilidad y proyección, dos valores muy apreciados por la mayoría de profesionales. Sin embargo, no siempre es el caso y existen personas que prefieren apostar por caminos menos transitados o con menos historia, pero con posibilidades de ser protagonistas en la construcción de su historia, con posibilidades de hacer la diferencia en entornos de innovación.

Las startups son pequeñas empresas de base tecnológica con alto potencial de crecimiento. Formar parte de este tipo de proyectos puede suponer una gran oportunidad de empoderamiento. En ellos, es posible adquirir habilidades de gestión, liderazgo, resiliencia y adaptación al cambio con el plus de generar un verdadero impacto en el negocio.

La cultura de una empresa y las enseñanzas a todo nivel

Martín Vago recientemente asumió como CTO en flexibility, la startup tecnológica que permite a las empresas conectarse con el ecosistema financiero, pero antes se desempeñó como IT Manager en Mercado Libre, construyendo equipos de  desarrollo para las soluciones de Machine Learning en Prevención de fraude.

“Conocía flexibility porque había trabajado con ellos en el desarrollo de la billetera digital cuando estaba en Nubi. En ese momento, me fascinó la cultura de la compañía y el equipo. Yo creo que ahí se generó la semilla para que finalmente aceptara la propuesta de flex”, reflexiona Vago. En cuanto a los motivos del cambio, el profesional pone el foco en el impacto “MercadoLibre fue muy importante para mi desarrollo, pero también es una compañía enorme donde no siempre ves materializada directamente tu contribución o la del equipo”, considera el nuevo CTO de flexibility.

El hecho de que los lineamientos no bajen desde una casa matriz al otro lado del mundo propone un escenario de mayor autonomía y desarrollo, donde es preciso apropiarse de los objetivos del negocio para tomar decisiones que marcan la diferencia en el rumbo de una organización.  Además, la velocidad de los cambios ayuda a tener una retroalimentación instantánea que, a su vez, contribuye a corregir errores y acelerar la curva de aprendizaje. Las estructuras más pequeñas favorecen el derrame de esas enseñanzas en todos los niveles, lo que redunda en un desarrollo profesional acelerado.

“Las empresas más grandes con mucha trayectoria se mueven a una velocidad increíble, pero no siempre se percibe el impacto de tu trabajo. En flex nos movemos rápido también y cada uno de los forman parte del equipo tienen un impacto directo sobre los resultados. En una startup hay mucho para construir, destruir y volver a construir. La mejora continua de nuestros productos y procesos es moneda corriente”, agrega Vago.

La innovación: parte del ADN

Otra de las diferencias viene asociada a la interdisciplina y la posibilidad de ejercer roles más híbridos. En una corporación, uno entra a un cargo con un margen de acción limitado a un repertorio de tareas previamente estipuladas. En una startup, la estructura suele ser más horizontal y con frecuencia hay que resolver problemas para los que no hay un rol específico.

Al tener pocos “grados de separación entre los equipos”, dice Vago, el nuevo CTO de flexibility, las personas de diferentes especialidades se ayudan y cooperan, generando soluciones más sólidas y, al mismo tiempo, aprendiendo sobre áreas por fuera de su campo de expertise. Esto les ofrece un panorama más completo sobre el negocio en el que están inmersos.

El mundo del trabajo en la industria tecnológica es distinto per se: la innovación es parte de su ADN. Sin embargo, la cultura de una corporación y la influencia que uno tiene en ella no son las mismas que en una empresa más pequeña. El aporte de cada uno tiene un peso específico y, en la medida en que los objetivos suelen ser más compartidos, valores como la responsabilidad, la transparencia y la creatividad se vuelven claves.

Fuente: Mdzol.com | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading
Advertisement

NEGOCIOS & EMPRESAS

MARKETING

EMPRENDIMIENTOS

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

TENDENCIAS