Connect with us

ACTUALIDAD

Nicolás Monzón, estudiante argentino, quedó entre los 10 mejores del mundo y va por más.

Nicolás, está haciendo tres carreras y creó una empresa de software. Lo destacan por sus logros académicos y el impacto en la sociedad.

Published

on

Nicolás Monzón, es uno de los diez privilegiados que luce con orgullo el título de ser uno de los mejores estudiantes del mundo. Desde muy chico encontró en los libros su gran pasión y nunca la abandonó, pese a los obstáculos que les puso la vida.

La educación y el esfuerzo de muchos jóvenes todavía le queda resto, y quizás por eso, por primera vez, un argentino quedó entre los 10 mejores del mundo en un premio global, en el cual participaron casi 7.000 postulantes de 150 países.

Nicolás, nacido en Quilmes en una familia de bajos recursos, y que ahora está por recibirse de ingeniero informático mientras avanza en las carreras de Matemática y de Física. Además, como programador, ya creó su propia startup que desarrolla aplicaciones a medida, “con código de calidad” dice, para pequeñas empresas.

“Está bueno soñar en grande, disfrutás más del camino cuando apuntás alto”, le dijo a Nicolás la semana pasada el exministro de Educación Esteban Bullrich -que está vinculado a los organizadores del premio- al anunciarle que fue seleccionado entre los diez mejores estudiantes del mundo en el Chegg.org Global Student Prize 2022, una competencia anual que otorga 100.000 dólares al estudiante ganador. 

“No imaginé que iba a quedar entre los 10 primeros, pero sentí una felicidad muy grande. Tengo la certeza de que esto me va a dar impulso para crecer con mi startup y a futuro poder ayudar, desde una mejor posición, a mis hermanas con sus estudios y a mi familia en general”, le dijo Nicolás.

“Con Esteban Bullrich pudimos coincidir al instante. Ambos creemos en la tecnología como futuro, compartimos muchos valores, creemos en el compromiso por la sociedad. Estoy agradecido y es un honor para mí que sea Esteban quien me lo haya anunciado”, agregó.

Un libro y una excursión

Nicolás está convencido que la historia de este premio arrancó a los 9 años, cuando su abuela -sin saberlo- le regaló un libro de Matemáticas que era para alumnos más grandes, de la secundaria. Él, también sin saberlo, se lo leyó de arriba abajo y se transformó en un apasionado por los cálculos.

El segundo empujón se lo dio una excursión que hizo con la escuela pública de Quilmes a la que iba en la secundaria. Ese día lo llevaron a conocer la UADE. Hasta ese momento él ni siquiera sabía que existían las universidades. Su papá, que había sido cartonero por años y en ese momento era obrero, no pudo terminar la primaria. Y su mamá, ama de casa y que participaba de trueques y ferias, no completó la secundaria. 

Esa salida, dice Nicolás, le cambió la vida. Allí se enteró que esa universidad ofrece una beca de 150% para ciertos alumnos muy puntuales, que reúnen condiciones de vulnerabilidad social y mérito académico.

Sí, es una beca completa más media que les pagan por estudiar, bajo un régimen muy estricto: tienen que pasar el examen de ingreso en el primer intento, presentar una carta de recomendación, comprobar las condiciones de vulnerabilidad en la que viven, mantener un promedio más alto que 8, entre otros requisitos.

Con el impulso de un profesor, convenció a sus padres -que no querían saber nada- de que lo dejaran entrar a la universidad. Ese mismo profesor lo presentó al programa Jóvenes en Acción (JEA), que apoya a jóvenes estudiantes con dificultades para que progresen en sus estudios.

Con toda esa ayuda Nicolás arrancó sus estudios de Ingeniería en Informática en la que hoy, con 25 años, está a punto de recibirse. Ya terminó de cursar las materias y solo le falta completar la tesis. Mientras, también está avanzando en las carreras de Matemática y de Física en Ciencias Exactas de la UBA. Cuenta que a los dos años de arrancar ingeniería informática, se dio cuenta de que él quería ser científico y dice que la UBA era el mejor lugar para lograrlo.

Mientras estudiaba su primera carrera, Nicolás -como lo hacen muchos jóvenes de carreras vinculadas a la tecnología- empezó a trabajar como programador, en diversas empresas de tecnología. Ya con esa experiencia en el bolsillo, creó -junto a otros compañeros de la facultad- su propia startup que desarrolla aplicaciones a medida para pequeñas empresas.

Pero su principal ambición, dice, es “ser científico”. Nicolás ahora quiere terminar las dos carreras de la UBA y hacer un doctorado sobre computación cuántica en Francia, y luego un posdoctorado.

¿En qué van a invertir los 100.000 dólares si llegás a ganar?

Nicolás dice que en “Jóvenes en acción”, el programa que le dio apoyo para encarar su aventura universitaria. Y también en desarrollar su empresa.

Un premio global

El Chegg.org Global Student Prize está dirigido a todos los estudiantes del mundo que tengan al menos 16 años y que, además de los logros académicos, se destaquen por proyectos con “impacto real en el aprendizaje, en la vida de sus compañeros y en la sociedad”.

Impulsado por Fundación Varkey y la ONG Chegg.org es un “premio hermano” del Global Teacher Prize, el “Nobel de la Educación” que premia con un millón de dólares al mejor docente del mundo.

Los otros 9 finalistas de este año son Alesyah Asa, de Malasia; Anagha Rajesh, de la India; Gitanjali Rao, de Estados Unidos; Igor Klymenko, de Ucrania; Kenisha Arora, de Canadá; Lucas Tejedor, de Brasil; Mathias Charles Yabe, de Ghana; Maya Bridgman, de los Emiratos Árabes Unidos; y Nathan Nguyen, de Australia. Se espera que el ganador se anuncie a finales de este mes durante la semana de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

El ganador del año pasado fue Jeremiah Thoronka, estudiante de Sierra Leona, que creó un proyecto que transforma las vibraciones de los vehículos en corriente eléctrica.

“Me siento muy agradecido a Varkey y a Chegg por todo lo que están haciendo, por la exposición que le dan a los maestros y estudiantes de todo el mundo. Y también por la nominación que me hicieron”, dice Nicolás.

¿Cómo nació su startup?

Magnetar nació como un proyecto en la universidad con compañeros que luego se convirtieron en socios, busca crear productos a medida para evitar que las compañías incurran en errores en el medio del proceso, cuando sus apps ya están creadas, y ahorrar así no sólo trabajo sino también enormes cantidades de dinero.

«Así como cuando uno compra y detecta que hay productos que son de mayor o menor calidad, cuando se trabaja en software se nota lo mismo. El problema es que algunos de esos rasgos defectuosos comienzan a revelarse cuando las aplicaciones comienzan a ser más grandes«, asegura Monzón. 

Y ejemplifica: «Suponé que creás una aplicación que de un día para el otro explota y empiezan a aparecer temas que antes no se veían. Por ejemplo, ¿la estructura se va a bancar esta nueva afluencia? ¿Es escalable? ¿Voy a poder agregar características nuevas mientras la gente ya la está usando? ¿Voy a poder solucionar un problema de seguridad en vivo? ¿Cómo hago si quiero agregar diferentes lenguajes?».

«En ese sentido, hay un montón de cuestiones que van surgiendo que si no se las planifican desde el día uno, incluirlas más tarde es un proceso gigante y muy costoso. La idea de las aplicaciones que nosotros creamos es que se puedan seguir manteniendo en el tiempo, que sean escalables, mantenibles y que tengan soporte«.

Monzón explica que las aplicaciones pueden ser monolíticas o con microservicios. Esta última es la metodología que elige Magnetar.

¿Cómo resuelve los problemas de las empresas?

«La ventaja de hacer una app con microservicios desde el día uno tiene que ver con la complejidad. ¿Qué significa que cada uno tenga un microservicio?», plantea el emprendeor, quien desglosa:

  • «Por un lado, que si la aplicación crece podés tener equipos dedicados solamente a una funcionalidad y eso hace todo mucho más fácil, porque los programadores no tienen que andar pensando en mil cosas sino que se enfocan en un área específica. Después habrá personas que se van a encargar de unir todas esas áreas relacionadas»
  • «La otra ventaja es que si un microservicio deja de funcionar porque hay un error, en una aplicación monolítica todo se detiene, la app se cae y nadie puede usarla. En cambio, en un microservicio -por ejemplo una app para transferir dinero- se puede caer esa opción pero todo el resto sigue funcionando normalmente y, así, se puede trabajar sobre ese punto en específico».

«Imaginate que de lo contrario, si una aplicación te queda paralizada durante un fin de semana entero, se puede generar una pérdida tal vez millonaria, una pérdida de datos o incluso que el usuario deje de usar la aplicación y no vuelva», añade.

Monzón lleva el emprendedurismo en la sangre y asegura que buscó diferentes maneras de implementarlo desde que ingresó a la universidad, donde tuvo la suerte de toparse con personas que tenían la misma sed.

«Primero estuve más con cuestiones de electrónica robótica, y luego me metí en el mundo del software. Y es que para eso lo primero que necesitás son equipos y tiempo, y uno puede empezar por su cuenta. De hecho así comenzamos: empezamos a programar y definir arquitecturas nosotros mismos, sin empleados. No contratamos empresas externas para ciertas funcionalidades sino que empezamos a hacerlas nosotros y, a pulmón, armamos todo», recuerda. 

Cuando Magnetar comenzó a crecer y a trabajar con empresas cada vez más grandes llegaron los primeros empleados, lo que permitió que cada uno pudiera empezar a enfocarse en tareas aún más específicas.

«Hoy, estamos en proceso de búsqueda de rondas de inversión y tenemos varios interesados en empezar a invertir en Magnetar para avanzar en una nueva escala y expandirnos como empresa. Utilizamos la metodología ágil de desarrollo llamada scrum, que lo que permite es organizar los equipos con una persona máster que dirige quién hace cada tarea», revela.

Monzón trabaja en escalar la compañía con la plena satisfacción de hacerlo en la el país. «Veo un montón de personas capaces a las que, a veces, solo les falta un poquito de orientación. pero yo creo que en Argentina en particular y en toda Latinoamérica en general hay un potencial enorme«, concluye. 

Fuente: iProup.com | Clarín.com | START-UPS ARGENTINA

ACTUALIDAD

INSAT, empresa argentina lleva Internet Satelital a zonas rurales y remotas.

“Donde estés internet te llega” es el slogan de INSAT, empresa de origen argentino que brinda servicio de internet en zonas rurales y remotas.

Published

on

“En un país como Argentina que cuenta con una gran extensión territorial el acceso a internet presenta una diversidad de realidades. Considerando que más de tres millones de personas viven en zonas rurales o remotas encontramos la necesidad de atender a ese mercado con un producto satelital que permita el acceso en condiciones asimilables a un cliente urbano” indicó Mariano Goñi, gerente de INSAT.

Con clientes dispersos geográficamente, especialmente en la denominada “Zona núcleo” de Argentina, desde dónde se desarrollan el grueso de las actividades agropecuarias relacionadas con soja, maíz y trigo, INSAT llega con su señal de internet satelital de alta velocidad. “Hoy estamos brindando acceso a internet de entre 40 y 70 megas en banda Ka, a valores muy competitivos en los que la navegación web es ilimitada” cuenta Tatiana Ferreyra, product manager de INSAT.

Internet satelital lleva conexión a lugares donde aún no había llegado, no solo a las familias rurales que ahora podrán disponer de conectividad estable y de gran velocidad, sino también a empresas y establecimientos, permitiendo un salto de calidad en empresas que podrán comenzar a beneficiarse de soluciones “Agrotech” y de los avances que la internet de las cosas (IoT) permiten en materia agropecuaria.

“Dentro de la cobertura del satélite podemos llegar a cualquier punto geográfico, sin importar dónde se encuentre el cliente. Estamos conectando a internet a personas que hasta ahora contaban con conectividad limitada o nula y que, luego de la instalación del servicio, cuentan con una conexión de Banda Ancha Satelital asimilable a una conexión domiciliaria tradicional”.

Para mayor información sobre Internet Satelital Rural en Argentina ingresar en https://insat.com.ar

Fuente: INSAT Internet Satelital | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

ACTUALIDAD

Gunderson Dettmer abre su primera oficina en América Latina.

La firma de abogados especializada en el ecosistema emprendedor se une a la ola de emprendimientos en América Latina y abre su primera oficina en Sao Paulo, Brasil.

Published

on

Gunderson Dettmer, la firma de abogados de Silicon Valley enfocada en capital de riesgo y financiación de startups, anunció su desembarco en América latina.

Su nueva oficina emplazada en la ciudad de San Pablo, Brasil, será el centro de la firma para su práctica en América latina, con foco también en Argentina, y estará liderada por los socios corporativos: Brian Hutchings, Adan Muller y Christel Moreno.

Se trata de la apertura de la primera oficina en la región y la tercera fuera de los Estados Unidos por parte deGunderson Dettmer Stough Villeneuve Franklin & Hachigian LLP, firma que lleva más de 15 años trabajando en el ecosistema emprendedor y de VC de América latina. Solo desde 2017 hasta la fecha, el estudio manejó más de 600 financiamientos transfronterizos de capital de riesgo y crecimiento en América latina, tanto para empresas como para inversores.

Gunderson Dettmer ha representado a empresas de América latina en transacciones de fusiones y adquisiciones por más de US$ 3800 millones desde 2014, incluida la adquisición de 99 Taxis por parte de Didi en 2018, la adquisición de Vivareal por parte de OLX Brasil en 2020, la adquisición de Cornershop por Uber en 2020 y la adquisición de Technisys por SoFi en 2022.

La apertura de la oficina regional en San Pablo servirá de incentivo para dedicar más tiempo a sus clientes de América latina. Hoy es cada vez más común que los emprendedores argentinos construyan proyectos regionales, por lo que desde el estudio están atentos a estos casos.

Su core es asesorar en rondas de financiamiento. Pero también brindan asesoría general. En la Argentina, están trabajando con muchas compañías del ecosistema fintech como Pomelo o Menta. También ven un gran potencial en proyectos de web3 y blockchain. «Estamos en una fase no muy clara en temas de regulación y modelos de negocio. Lo mismo que se vivía en los inicios de Internet. Estamos en esa fase y sabemos que Argentina tiene pioneros en el tema y se van a construir muchas startups. Lo mismo con empresas de agtech o incluso ambos temas combinados», dice Dan Green, co-líder de la práctica de América latina focalizada en el ecosistema emprendedor de países de habla hispana.

Green asegura con entusiasmo que ve buenas oportunidades de negocios por la combinación de talento y creatividad que caracteriza a los argentinos. «Hay una base de emprendimientos que va mucho más allá del gobierno de turno. Y el argentino piensa en grande en términos generales. Hacer el salto de Argentina a México, por ejemplo, o a Estados Unidos es muy común. Y eso produce redes de contacto en otros países. Tengo mucho optimismo en cuanto a la nueva actividad que estamos viendo en Argentina y aunque estamos en un año más difícil para levantar capital (comparado a lo histórico del año pasado) todavía hay movimiento. Vamos a ver cada vez más actividad, con altibajos, pero con una actividad importante», señala.

Según Green, en este juego hay que ser capaz de adaptarse. «Seguramente los mejores van a ser los que puedan pivotear si van surgiendo nuevas regulaciones. En un mercado como el de la web3 tenés que tener esa conversación. Lo bueno del emprendedor en términos generales es que está abierto a los cambios y lo maneja diariamente. Los emprendedores están acostumbrados a un cierto nivel de caos sano», plantea.

Los temas de regulación en este tipo de empresas pueden inferir directamente en los modelos de negocios de compañías como las fintech. Sobre esas situaciones en Argentina el experto opina: «Los reguladores en general son conservadores. No son famosos por asumir riesgos, sino por cerrar puertas. Tenemos el ejemplo del regulador brasilero de fintech, que abrió un sandbox, un lugar para experimentación. Creo que la Argentina hoy no lo tiene, pocos países lo tienen, pero si tuvieran esa predisposición sería fantástico».

Según Green, todavía no llegó ese momento: «Hoy este gobierno tiene otras prioridades. Creo que necesitan un cierto momento políticamente oportuno. Esa conversación a veces es forzada por el mismo mercado que empuja y empuja. Creo que vamos a experimentar eso con la web3 y el regulador va a tener que aceptar nuevos modelos aunque sea incómodo para ellos. Pero Argentina tiene un talento autónomo y no he visto reglas que puedan ser realmente adversas para los emprendedores».

EL CAPITAL EN LA REGIÓN

El año pasado la región vivió un momento histórico en cuanto al financiamiento emprendedor. En la Argentina, las inversiones en capital semilla y emprendedor cerraron el año con un récord de US$ 1.137,2 millones, según reportó Arcap. Para poner en contexto, en 2019 (un buen año para el sector) ese número había cerrado en US$ 403,3 millones. Pero luego de esa anomalía, el 2022 empezó a mostrar una estabilización en las valuaciones y el nivel de transacciones se desaceleró.

«En las rondas más grandes se está viendo un wait and see, están casi frenadas, porque los inversionistas están a la espera. Pero lo bueno es que esos fondos están lanzando nuevos fondos. Va a haber capital para los próximos años y esos fondos van a ser invertidos porque tienen el incentivo para hacerlo. Hay mucho capital en la sala de espera, esperando que vuelva una cierta normalidad en las tasas de interés, en las condiciones de inflación, a nivel guerra…pero la importancia de los países emergentes y la disrupción que estamos experimentando todos en nuestras vidas eso no va a desaparecer», explica Green y menciona que es difícil decir hasta cuándo va a durar este wait and see, pero aclara que seguramente sea hasta el primero o segundo trimestre del próximo año. «Tenemos que llegar a una estabilidad de tasas de interés. Tal vez en algún momento del próximo año lo vamos a tener».

Fuente: CRONISTA.com | Por Eugenia Iglesias | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading

ACTUALIDAD

Twitter pierde la mitad de los principales anunciantes, desde la toma de posesión de Musk.

Published

on

Desde que Elon Musk tomó las riendas de Twitter, la mitad de los 100 principales anunciantes de la plataforma han optado por la retirada y ya no se publicitan en ese sitio web.

Mientras el nuevo dueño publicó que la próxima semana recuperará el sistema de etiquetas de verificación, a ocho dólares al mes para cada suscriptor, y dictó el jueves una amnistía general para todas las cuentas vetadas por acoso, abusos, amenazas o desinformación, un informe de Media Matters for America explicó que esos 50 anunciantes que se han ido de Twitter gastaron unos 2.000 millones de dólares en publicidad desde el 2020, de los que 750 millones los invirtieron a lo largo de este 2022.

Otros siete anunciantes adicionales han ralentizado su publicidad casi a la nada, según ese documento. Estas compañías pagaron a la red social unos 255 millones.

Chevrolet, Chipotle Mexican Grill, Inc., Ford, Jeep, Kyndryl, Merck & Co. y Novartis AG emitieron comunicados señalando que paraban de poner anuncios en Twitter o informaron de esa decisión. Otras empresas indicaron que pausaban sus anuncios “durante un periodo significativo de tiempo después de la divulgación directa de polémicas, controversias y las advertencias de los gestores publicitarios”.

En el informe se afirmó que pese al golpe financiero por la sustancial pérdida de ingresos por publicidad, Musk continúa con “su ola de acciones inseguras para la marca, incluyendo la amplificación de teorías conspirativas, recuperando unilateralmente la cuenta del expresidentes Donald Trump, cortejando e implicándose con cuentas de extrema derecha e institucionalizando un sistema de verificación al azar que permite la compra de esas etiquetas a extremistas y estafadores”.

El sistema de verificación de la etiqueta azul lo tuvo que cancelar la nueva dirección a la vista de que se falsificaba cualquier cuenta. Hasta Jesucristo logró una de esas etiquetas.

La farmacéutica Eli Lilly dejó de anunciarse hace unos días tras la irrupción de una cuenta falsa de esa empresa en la que se posteó que la insulina iba a ser gratis. Esto provocó un caos y la farmacéutica tuvo que desmentir la noticia en forma oficial. Previamente pidió a Twitter que anulara esa cuenta, pero siguió activa durante horas.

Como consecuencia, otras doce empresas de este sector dejaron de comprar anuncios en la plataforma.

El escritor Stephen King lanzó un tuit al respecto: “Muy pronto, el único anunciante que continuara en Twitter será My Pillow”. Era la alusión a Mike Lindell, el fabricante de almohadas bajo esa marca, un trumpista radical y uno de los principales propagadores de teorías conspirativas sobre el inexistente robo electoral al expresidente de EE.UU

A todo esto, Musk señaló este viernes que el nuevo sistema de etiquetas de verificación contará con varios colores, rompiendo con el monopolio del azul del pájaro que trina. Las cuentas de las empresas dispondrán de una etiqueta dorada, las de los gobiernos será gris y los individuos mantendrá la azul.

Fuente: Twitter.com | START-UPS ARGENTINA

Continue Reading
Advertisement

NEGOCIOS & EMPRESAS

MARKETING

EMPRENDIMIENTOS

REDES SOCIALES

PUBLICIDAD

TENDENCIAS